Acerca de Nosotros

Beato Luis Variara

 

Arquidiócesis de Bogotá

Vicaría Episcopal Territorial de San Pablo

Parroquia Beato Luis Variara

Informe Final

 

 

El Sector parroquial comenzó con llegada de empresas dedicadas a la extracción minera para la producción de ladrillos, en la década de 1960. De esta manera, los empleados de las ladrilleras y otras personas que llegaron del campo por el desplazamiento de campesinos afectados por la violencia, se comenzaron a funda los barrios: El Nevado, Duitama, Santa Marta, San Juan de Usme, Pedregal y Barranquillita.

 

Dentro de la necesidad espiritual, la Junta de Acción Comunal, asignó el lote para construir la capilla. El primer sacerdote que comenzó a celebrar la eucaristía fue el padre Alfonso Garavito, que venía de la parroquia El Niño Jesús del 20 de Julio, y a su vez los párrocos y vicarios de la parroquia santa María de la Esperanza, (Barrio Santa Librada), la parroquia San Pedro de Usme (Usme) La parroquia Divino Rostro (Barrio Tunjuelito)  comenzaron a fortalecer la fe católica.

 

En el año de 1989 fue nombrado como párroco en santo Tomás de Aquino el padre Javier Gonzalo Castillo, y se configuró el territorio parroquial con más de 21 barrios entre ellos Alaska, Santa Marta y sus alrededores hasta los barrios la Aurora I y II. El padre Javier decidió iniciar con la construcción de la capilla (parroquia beato Luis Variara) en el terreno asignado en el barrio santa Marta, para ser conocida por mucho tiempo por el nombre del barrio.

 

Esta capilla fue administrada después como centro del culto por los siguientes párrocos P. Octavio Soler (1995 – 1999), P. Jorge Gustavo Camargo Navarro(1999 – 2003) P. Justiniano Sanabria Torres (2003 - 2007). Durante el tiempo que el P. Justiniano Sanabria nos acompañó, se contó con el apoyo de la comunidad Salesiana específicamente de los estudiantes del posnoviciado salesiano, en cabeza de su director el P. Deogracias Veloza y del P. Armando Cote, quienes nos colaboraron con la creación del oratorio salesiano y el trabajo de la catequesis.

 

El P. Justiniano al reconocer el avance de construcciones de muchos conjuntos residenciales por la empresa Amarilo, contiguas al nuevo Portal de Usme, como también la gran población de habitantes, que podrían ya sumar en su momento 8.000 personas, decide presentar el proyecto de creación de una parroquia al cardenal Pedro Rubiano Sáenz. Los tres nombres propuestos fueron: Beata Laura Vicuña, Beato Marianito de Jesús y Beato Luis Variara. De esta manera, eligiendo el tercer beato, mediante decreto arzobispal no. 1330 el 12 de diciembre de 2007, fue erigida nuestra parroquia.

 

En febrero de 2008 fue enviado el P. Martin Fernando Salgado, O.M. perteneciente a la orden de los Frailes Mínimos, para realizar el acompañamiento pastoral en nuestro sector; el P. Martin, nos acompañado hasta el mes de mayo del mismo año. Fue la oportunidad de comenzar a crear sentido de pertenencia.

 

El 29 de mayo de 2008, fue nombrado por el emmo. sr. card. Pedro Rubiano Sáenz, Según decreto 1403, el P. Florentín Melgarejo Martínez, como administrador parroquial de nuestra parroquia. El P. Florentín, proveniente de la Diócesis de San Juan Bautista (Paraguay), se encontraba en nuestro país adelantando estudios en el ITEPAL.  

 

Durante su administración se establecieron los primeros grupos parroquiales, con personas que ya venían contribuyendo a la tarea evangelizadora, entre ellos el coro de jóvenes fundado desde el P. Octavio Soler. Además, se creó el ropero parroquial, y se estableció el programa del pan compartido. En cuanto a la planta física, se hizo la compra de una casa ubicada al lado derecho de nuestro templo parroquia, la cual funcionaria como casa cural. El P. Florentín nos acompañó hasta el mes de octubre de 2010.

 

El 27 de octubre de 2010, fue nombrado por el emmo. sr. car. Rubén Salazar Gómez, el P. Edson Johan Pino Romero, como Administrador y primer párroco de nuestra parroquia, según decreto 024.

 

El P. Johan, continuo con el fortalecimiento de la comunidad parroquial, dando continuación a los grupos parroquiales, fomentando los diversos programas en beneficio de los más necesitados y realizando diversas actividades para la construcción del nuevo templo parroquial.

 

Orientado por la guía de monseñor Francisco Niño Súa, se compraron dos casas aledañas a la capilla. Cabe resaltar que la señorita María Waldina Gutiérrez, donó su casa con el compromiso que la parroquia le pagara su sostenimiento en un ancianato. Así se cumplió su querer hasta que el 3 de febrero de 2018 falleció. A ella y su familia infinitas gracias. La casa contigua funcionó como casa pastoral hasta el mes de julio de 2012.

 

Con el apoyo de la comunidad y de la Arquidiócesis de Bogotá se inició en el mes de agosto de 2012 la demolición de las casas y la excavación necesaria para la construcción. El 23 de junio de 2013, con una eucaristía se bendijo la primera piedra. La contribución económica y la generosidad de la comunidad hicieron posible la construcción de las tres plantas de edificio actual. El padre Johan, nos acompañó hasta el 28 de diciembre de 2015.

 

El padre Miguel Ángel Leguizamón Velásquez fue nombrado administrador parroquial y asumió a partir del 29 de diciembre de 2015. Posteriormente, fue nombrado como nuestro segundo párroco mediante decreto arzobispal no. 1173 el 29 de noviembre de 2017.

 

En continuidad con el trabajo evangelizador, el padre Miguel Ángel, implementó el Plan E y las etapas de Gran Giro y el Nuevo Rumbo. Fue consolidando el grupo de acólitos, ministros extraordinarios de la sagrada comunión, catequistas y conformó otros como el coro, proclamadores, grupos de parejas, entre otros. De acuerdo a la indicación de la vicaría de evangelización se constituyó el Equipo Parroquial de Nueva Evangelización (EPEM) y el Consejo Parroquial de Asuntos Económicos (COPAE).

 

La labor en beneficio de la planta física fue la remodelación de los salones tres parroquiales, baños, bodegas, cocina, acceso al campanario, adecuación de la luz led, cancel en vidrio, compra de instrumentos para el coro parroquial  y remodelación del despacho parroquial. Agradecemos al padre Miguel Ángel haber podido compartir del testimonio de su fe como pastor. Oramos por su ministerio al servicio de la Iglesia y oramos por todos nuestros pastores que nos han permitido crecer en el amor a Cristo nuestro Señor.

 

 

 

 

Desarrollo por San Pablo Multimedia